OBSERVATORIO JUDICIAL DOMINICANO

PDF

 

logoojd

 

Clínicas legales para el desarrollo de la profesión del Derecho

 

“Las clínicas legales ayudan a los estudiantes de Derecho a aprender como ejercer la profesión del Derecho mientras ayudan a clientes.” S.J.

 

Entrevista realizada por Luis Calcaño a la Prof. ª Susan Jones, directora y abogada supervisora de la Clínica de Desarrollo Económico Comunitario y Pequeños Negocios de la Escuela de Derecho de George Washington (SBCED, por sus siglas en inglés).1

 

1ro. de octubre de 2014

 

Prof. ª Susan Jones. Es una experimentada educadora legal y abogada transaccional. Ha sido la abogada supervisora de la Clínica de Desarrollo Económico Comunitario y Pequeños Negocios de la Escuela de Derecho de George Washington (SBCED, por sus siglas en inglés) desde 1988. Ha prestado servicios en el Comité Consultivo del Proyecto Pro Bono de Desarrollo Económico Comunitario del Colegio de Abogados del Distrito de Columbia, Washington, durante 10 años, incluyendo cinco años como su vicepresidenta.

Es la copresidenta del Comité de Clínicas Transaccionales de la sección de Clínicas de la Asociación Americana de Abogados. Es autora de Una guía legal para el desarrollo de microempresas y coeditora de Construyendo comunidades sanas: una guía de desarrollo económico comunitario para activistas, abogados y diseñadores de políticas, ambos publicados por la Asociación Americana de Abogados.

Luis Calcaño: Prof. ª Jones, ¿en qué consiste una clínica legal y a quién va dirigida?

Susan Jones: Las clínicas legales son el componente de servicios de aprendizaje de las escuelas legales. Hay varios tipos de clínicas que van desde el servicio directo o clientes reales hasta pasantías externas e híbridas o combinaciones de ambos. Con los clientes reales, los estudiantes que trabajan bajo la supervisión clínica de la Facultad de Derecho crean relaciones abogado-cliente, de conformidad con las normas de ética estatales que permiten la práctica supervisada de los estudiantes de Derecho.

LC: ¿Cuál es el origen de las clínicas legales?

SJ: Las clínicas legales fueron concebidas en EE.UU. durante los primeros años del siglo XX, pero el movimiento de educación legal basada en clínicas modernas tuvo su origen en los años 60, durante el movimiento de los derechos civiles de EE.UU., el movimiento en favor de la mujer y la guerra contra la pobreza. Esta última fue diseñada para aumentar los beneficios sociales para las personas pobres, incluyendo minorías nacionales.

LC: ¿Cuáles son las distintas categorías de clínicas legales y sus principales diferencias?

SJ: Esta es una pregunta muy amplia. La mejor manera de responderla es referirte a varias organizaciones nacionales y una gran organización internacional en el área: 1) La Asociación de Escuelas de Derecho Americanas, sección de Educación Clínica Legal (antiguamente presidía dicha sección). 2) La Asociación de la Educación Clínica Legal y 3) La Alianza Global por la Educación en Justicia (“GAJE”, por sus siglas en inglés). Las clínicas de EE.UU. cubren un extenso campo de doctrina legal, desde relaciones locales hasta derecho internacional.

LC: ¿Cuál es la diferencia entre una clínica legal y una incubadora de abogados?

SJ: La diferencia es que las clínicas legales son una parte de la educación legal y las incubadoras serían usadas posteriores a la Escuela de Derecho para ayudar a nuevos practicantes a iniciar su ejercicio profesional.

LC: ¿Pueden las clínicas legales trascender de lo estrictamente académico a una vinculación más estrecha con el Poder Judicial y los gremios de abogados?

SJ: En Estados Unidos las clínicas legales son bien reconocidas por las escuelas de Derecho, el sistema judicial, el Colegio de Abogados y otras asociaciones de abogados (Ej.: asociaciones especializadas como el Colegio Femenino de Abogados y la Asociación Hispana de Abogados).

En el programa de clínicas que dirijo, nosotros trabajamos de cerca con el Colegio de Abogados del Distrito de Columbia a través de su Comité Pro Bono de Desarrollo Económico Comunitario. El Colegio de Abogados del Distrito de Columbia, localizado en la capital de la nación, es uno de los colegios de abogados de Estados Unidos más grandes en número de miembros y su misión está ajustada a la misión de la Clínica SBCED.

LC: ¿Existe relación verificable entre la implementación de clínicas legales y el incremento de los niveles de acceso a la justicia en un estado?

SJ: Yo diría que sí. Una de las metas de las clínicas legales de EE.UU. es incrementar el acceso a la justicia en dichos estados.

LC: ¿Pueden las clínicas legales constituirse como una alternativa previa para flexibilizar la regulación del ejercicio profesional del Derecho?

SJ: La educación legal a través de las clínicas prepara a los estudiantes para la práctica del Derecho y los orienta en cuanto a las habilidades, valores, ética y cultura de la profesión. De esta manera puede suplementar o reducir el tiempo necesario para entrenar nuevos abogados luego de la graduación.

LC: Fuera del plano jurídico, ¿qué otros campos pueden beneficiar las clínicas legales?

SJ: En varios de mis artículos para revistas jurídicas explico cómo las clínicas legales surgieron en respuesta a necesidades sociales. En los años 60 las clínicas legales de EE.UU. típicamente representaban clientes con respecto a las relaciones domésticas, beneficios públicos nacionalmente reconocidos (Ej.: asistencia y seguridad social), asuntos penales (juicio y apelaciones) y asuntos de alquiler. Estos asuntos siguen siendo áreas que tratan las clínicas.

Luego de los 60 surgieron nuevas clínicas en las áreas de violencia doméstica, derecho internacional de los derechos humanos y VIH/sida. Actualmente, producto de la recesión económica global, existe un énfasis en pequeños negocios (desarrollo económico comunitario) y en clínicas de iniciativa social que se enfocan en asuntos legales corporativos, regulatorios, contractuales, inmobiliarios, de empleo y propiedad intelectual, en un esfuerzo por crear oportunidades económicas. En adición, existen clínicas enfocadas en derechos humanos internacionales y medioambientales.

LC: ¿Cuál es a su entender el mayor impacto logrado por la acogida de estas metodologías en sociedades como la dominicana y la estadounidense donde el descontrol, la proliferación y la masificación de las escuelas de Derecho han contribuido con la saturación en el número de abogados?

SJ: Creo que existe un rol por parte de los abogados de Estados Unidos y República Dominicana para ayudar a las comunidades. De hecho, mi libro coeditado, publicado por el Colegio Americano de Abogados, Construyendo una comunidad sana”: una guía de desarrollo económico comunitario para defensores, abogados y creadores de políticas ofrece una discusión exhaustiva sobre programas federales que contribuyen al desarrollo.

Los abogados pueden representar el sector público sin fines de lucro para ayudar a facilitar el trabajo de muchas organizaciones. Para ilustrar, en República Dominicana tuve el privilegio de visitar al Centro de Ortopedia y Especialidades (CURE), esta organización provee asistencia médica a niños necesitados. Quedé impresionada por la dedicación del equipo completo. Los abogados en República Dominicana pueden ofrecer ayuda pro bono para CURE y organizaciones similares.


1. Entrevista traducida por Isabel Cabrera Riazanova.

Video institucional

Tweets de OJD