OBSERVATORIO JUDICIAL DOMINICANO

banner-ojd-catolica

 

Observatorio Judicial Dominicano y PUCMM realizan conversatorio sobre la extradición

 

harold29-9-2015(Santo Domingo, 29 de septiembre de 2015). La Pontificia Universidad Católica Madre y Maestra (PUCMM) a través del Comité de Estudiantes de Derecho y el Observatorio Judicial Dominicano (OJD), de la Fundación Global Democracia y Desarrollo (Funglode), ofrecieron el conversatorio titulado “la extradición en la perspectiva jurisprudencial dominicana”, el cual fue dictado por Harold Modesto, director del OJD-Funglode.

Modesto compartió con los presentes los aspectos vitales para la comprensión de la figura de la extradición en República Dominicana, señalando que previo a analizar las cuestiones estrictamente jurisprudenciales, es necesario destacar tres puntos de vista: el constitucional, el convencional y el adjetivo. Enfocando la cuestión de esta manera, puede ser percibido con facilidad cómo se articula dicha figura en estas tres dimensiones normativas y se vuelve materia de profunda reflexión jurídica por su naturaleza extraordinaria.

El también docente de Derecho Procesal Penal de la Universidad Católica Santo Domingo (UCSD), manifestó que la Sala Penal de la Suprema Corte de Justicia (SCJ) ha tenido una interesante labor jurisprudencial en torno a la extradición, lo cual no causa sorpresa debido a que República Dominicana posee acuerdos con Brasil, Cuba, España, Estados Unidos (EE.UU.), Francia, México, Paraguay, Rusia, Taiwán y Uruguay, y al efecto los mismos son la base de esta actividad jurisdiccional.

“Es importante destacar que las solicitudes de extradición promovidas por los EE.UU. han sido de las más numerosas en las últimas dos décadas, por lo que no debe extrañar que en la jurisprudencia de la SCJ este país aparezca muchas veces como requirente, y tampoco que los ilícitos característicos de dichas solicitudes sean narcotráfico y lavado de activos”, añadió.

Para el ponente, la labor jurisprudencial de la Sala Penal de la Suprema Corte de Justicia ha dejado claro que la extradición es un medio para alcanzar un fin; la ratificación del poder sancionador de un Estado sobre una persona, pero antes otro Estado, que también pudiera ejercer esta potestad, debe haberla cedido.

“Con la decisión de extradición se habilita un desplazamiento interjurisdiccional del sujeto procesado y la implícita cesión del poder jurisdiccional y su ejercicio”, resaltó.

De la misma manera indicó que además de las constantes sentencias de la SCJ que señalan que la extradición no está diseñada para juzgar el fondo de la imputación, y que respecto a la doble punibilidad lo importante es la esencia misma de la infracción en dos sistemas jurídicos indistintamente del nombre que se le asigne, también merece atención especial lo relativo a la competencia del juez de la extradición para conocer medidas coerción y de instrucción.

Sostuvo que “cuando el juez de la extradición tiene competencia para conocer asuntos que el ordenamiento jurídico no los consagra como exclusivos de este, tales como las medidas de coerción y de instrucción, deja espacio para reflexionar acerca de la omisión del doble grado de jurisdicción en esta materia, creo que la naturaleza de estas medidas no varían en virtud de que se decidan en un proceso de extradición y por eso aquellas garantías procesales automáticas que pueden surgir de su imposición, como el recurso o la revisión obligatoria de la medida han sido desactivadas sin que el legislador lo previera”.

Por último Harold Modesto respondió cada una de las inquietudes de los presentes. A la sesión de preguntas y respuestas se sumó Junior Santana, coordinador de la Unidad de Justicia Penal de la iniciativa. El evento se celebró en el Salón de Actividades del Edificio A de la PUCMM, contó con la asistencia de profesores y estudiantes de la universidad, así como invitados especiales del Observatorio Judicial Dominicano.

Video institucional

Tweets de OJD