OBSERVATORIO JUDICIAL DOMINICANO

PDF

ojdbannerhd1.0

 

Informe de la observación electoral realizada por el OJD-Funglode
durante las primeras votaciones en recintos penitenciarios

 

Santo Domingo, 15 de mayo de 2016

 

Introducción

El Observatorio Judicial Dominicano (OJD) es una iniciativa de la Fundación Global Democracia y Desarrollo (Funglode), orientada a promover la investigación con la finalidad de contribuir a elevar la calidad del debate sociojurídico nacional a través del estudio sistemático e integral de la realidad judicial del país.

Los investigadores de esta iniciativa, en reconocimiento de la importancia que posee el sistema penitenciario como objeto de estudio, y del valor de las reformas que han dado paso a la consolidación del Nuevo Modelo de Gestión Penitenciaria, participaron en calidad de observadores en las primeras votaciones para el nivel presidencial (2016-2020) llevadas a cabo en los Centros de Corrección y Rehabilitación (CCR) el 15 de mayo de 2016.

Se trató, sin lugar a dudas, de uno de los procesos más importantes para el fortalecimiento democrático de República Dominicana, razón por la cual el OJD-Funglode pone a disposición de la ciudadanía, de las autoridades electorales y penitenciarias del país, de los colegas observadores nacionales e internacionales, y de los medios de comunicación, el informe de la labor realizada por sus investigadores en distintos CCR.

Los observadores integraron tres equipos que cubrieron las incidencias de todo el proceso en los siguientes Centros de Corrección y Rehabilitación: Najayo Hombres y Najayo Mujeres (San Cristóbal), Rafey Hombres y Rafey Mujeres (Santiago de los Caballeros) y el CCR de San Pedro de Macorís. Los mismos estuvieron presentes desde el inicio de las votaciones hasta la fase de escrutinio en cuatro de los cinco colegios electorales penitenciarios (CEP) en los que se desarrolló la observación.

En esta ocasión se tomó en cuenta la organización, desarrollo, fluidez y transparencia del proceso, el cumplimiento de las normas electorales aplicables, el comportamiento de los internos y de los integrantes de los CEP, además, el nivel de supervisión de la Junta Central Electoral (JCE), de la Procuraduría General de la República (PGR) y de las autoridades del Nuevo Modelo de Gestión Penitenciaria, así como la capacidad operativa del Cuerpo de Vigilancia y Tratamiento Penitenciario (VTP), responsables de la seguridad de los CCR.

Las incidencias de la observación fueron publicadas a través de las redes sociales simultáneamente desde los cinco CCR en los que estuvieron presentes los equipos del OJD-Funglode, por lo que este informe es el resultado de la compilación de toda la información útil producida durante el proceso.

Según datos ofrecidos por la JCE, para estas primeras votaciones en los recintos penitenciarios, el Padrón Electoral Penitenciario contaría con 1852 inscritos, que ejercerían el sufragio en diecisiete CEP, equivalente al cero punto cero dos por ciento (0.02%) del total de inscritos en el padrón electoral nacional (6 765 245). Esta cifra fue cambiando en razón de modificaciones en el estatus de los potenciales votantes, algo natural debido a la provisionalidad de la prisión preventiva como medida de coerción.

1. Bases legales del sufragio en recintos penitenciarios

De conformidad con el artículo 208 de la Constitución el ejercicio del sufragio es un derecho y un deber de ciudadanos y ciudadanas para elegir a las autoridades del gobierno y para participar en referendos. En el párrafo dicho artículo excluye del ejercicio de este derecho a los miembros de las Fuerzas Armadas y de la Policía Nacional, así como aquellos que hayan perdido los derechos de ciudadanía o se encuentren suspendidos en tales derechos, tal como sucede cuando lo dispone una sentencia condenatoria de un tribunal penal de la República que ha adquirido la autoridad de la cosa irrevocablemente juzgada.

En estas elecciones pudieron ejercer el derecho al sufragio en los CCR cientos de personas que guardan prisión preventiva como medida de coerción, ya que las mismas no habían sido condenadas o dicha condena no adquirió la autoridad de la cosa irrevocablemente juzgada antes de las elecciones.

Al efecto, la JCE aprobó el “Reglamento para la implementación del voto en recintos penitenciarios”, del 22 de septiembre de 2011, y más recientemente dictó la Resolución núm. 61/2016, del 11 de abril de 2016, “Que establece el procedimiento para el ejercicio del sufragio en recintos penitenciarios”, y dispone lo siguiente:

Tendrán derecho a sufragar en los recintos del nuevo modelo penitenciario, todos aquellos ciudadanos y ciudadanas que se encuentren internos en los mismos por la intervención de una sentencia que establezca la condición de preventivos y que por tanto no pese sobre ellos una decisión que haya adquirido la autoridad de la cosa irrevocablemente juzgada.

2. Generalidades de las primeras votaciones en recintos penitenciarios

2.1. Garantías para el ejercicio al derecho al sufragio en los CEP

En la totalidad de los recintos penitenciarios en los que tuvo lugar la observación, los espacios habilitados permitieron una adecuada instalación y funcionamiento de los CEP, lo que facilitó el desplazamiento de los internos y el trabajo de sus integrantes.

Los internos eran trasladados al lugar de votación en grupos de diez o menos, se tomaron en cuenta las mismas garantías previstas para los colegios electorales ordinarios, sin que los internos fueran obligados a ejercer el derecho al sufragio. Ninguno de los votantes manifestó haber sido víctima de coacción ni mostró desagrado durante el proceso. El voto se desarrolló en secreto y los integrantes de los CEP así como los delegados de los partidos políticos respetaron las normas que rigen el proceso de votación.

Cabe destacar, que hubo muy baja presencia de la Policía Militar Electoral (PME) en los CCR, debido a que la función de policía militar estaba siendo realizada por agentes VTP, quienes mostraron un alto nivel de profesionalidad y fueron muy proactivos en el traslado de los internos al centro de votación.

En todo momento hubo colaboración de los VTP hacia los votantes, los miembros de los CEP electorales y los observadores. No se presentaron incidentes de violencia ni maltratos hacia los internos. A los investigadores del OJD-Funglode se les suministró toda la información requerida acerca del proceso.

2.2. Instalación de los CEP, inicio y cierre de las votaciones

Todos los colegios electorales penitenciarios en los que se desarrolló la observación se instalaron a la hora establecida en la Resolución núm. 61/2016 de la Junta Centra Electoral según cada caso, con la presencia de sus miembros ―sin que se reportaran ausencias― y de algunos delegados de los partidos políticos.

De acuerdo con la Resolución 61/2016, las votaciones se abrirían desde las 11:00 a. m. hasta las 5:00 p. m., sin embargo, debido a la naturaleza del proceso en los CEP, luego de que todos los inscritos en el Padrón Electoral Penitenciario (PEP) ejercieron el sufragio, o en aquellos en los que por causas justificadas algunos no lo ejercieron, se procedió al cierre de las votaciones.

penitenciarios-01

A cada interno le fue entregada su cédula de identidad y electoral a la entrada al CEP, luego se presentaban ante los integrantes, donde se les entregó la boleta “A” o presidencial y se les instruyó acerca del marcado e inmediatamente se dirigían al pódium; llevaban a cabo su elección y depositaban la misma el urna. Al concluir, cada interno devolvió la cédula de identidad y electoral al encargado del recinto y era trasladado al área correspondiente. En los CEP observados hubo delegados de muy pocos partidos políticos.

penitenciarios-02

Cabe destacar que el CEP instalado en el CCR de San Pedro de Macorís ―al igual que en otros cuya cantidad de inscritos no excedía de los 100 electores― las votaciones debieron empezar a las 2:00 p. m., en cumplimiento de la Resolución núm. 61/2016, sin embargo, también era de conocimiento de los observadores que se había previsto que iniciaría a las 3:00 p. m.

3. Desarrollo de la observación

3.1. La participación de los observadores

En todos los colegios electorales se permitió la participación de los observadores nacionales e internacionales, y se les facilitó el acceso a los medios de comunicación para cubrir las incidencias del proceso.

En cuatro de los cinco CEP los equipos permanecieron hasta el cierre de las votaciones y la fase de escrutinio, con excepción de San Pedro de Macorís donde la Presidenta ordenó la salida de los agentes VTP y de los observadores para el conteo de los votos.

Durante el proceso imperó un ambiente de aprobación de los observadores, en cumplimiento de las disposiciones del “Reglamento para la observación electoral” del 5 de noviembre de 2011 y del artículo 17 del “Reglamento para la implementación del voto penitenciario”, del 22 de septiembre de 2011, tanto las autoridades de los colegios electorales y las autoridades penitenciarias vieron con buen ánimo y apoyaron manifiestamente la labor de observación.

3.2. Participación de los internos y otros aspectos destacables

penitenciarios-03

En efecto, en los recintos penitenciarios en los que se llevó a cabo la observación del proceso el 83 % de los inscritos en el PEP ejerció el sufragio.

En el CCR Najayo Hombres (CEP 0003) ochenta y tres internos votaron, de los veintiséis restantes catorce fueron puestos en libertad, diez habían sido trasladados al CCR de Haras Nacionales, y dos se abstuvieron. En el CEP 0040, tres de los cuatro internos votaron, uno había sido condenado de manera “definitiva” y en consecuencia no ejerció el sufragio. En las comunicaciones de la JCE, se aprecia que en estos casos se hace referencia a una sentencia definitiva, no se pudo constatar si la referencia a “sentencia definitiva” se hace extensiva a “sentencia firme” o con autoridad de la cosa irrevocablemente juzgada.

En el CCR Najayo Mujeres (CEP 0039), de las dieciocho que no sufragaron deciméis fueron puestas en libertad, una se abstuvo y una no contaba con cédula de identidad y electoral en poder de las autoridades del recinto.

En el CCR Rafey Hombres (CEP 0007) cuarenta y nueve internos no votaron: veintisiete habían sido puestos en libertad, seis fueron condenados, siete no tenían su cédula de identidad y electoral renovada en tiempo oportuno, uno apareció en el padrón pero se encontraba en otro recinto, uno fue trasladado, cinco se abstuvieron y dos mujeres estaban inscritas en el padrón por error. En cambio, en Rafey Mujeres (CEP 0006) solo una interna no ejerció el sufragio porque fue puesta en libertad.

En el CCR de San Pedro de Macorís (CEP 0041) catorce internos no ejercieron el sufragio en razón de que: diez obtuvieron libertad, uno fue hospitalizado, dos fueron condenados y uno supuestamente se encontraba en el CCR de La Vega.

En los CEP en los que estuvieron presentes los observadores del OJD-Funglode, no se contó con dispositivos electrónicos para la verificación de los datos y huellas dactilares de los concurrentes, y todo el resto del proceso se desarrolló de forma manual.

Luego de votar se les realizaron varias preguntas a los internos, quienes respondieron manifestando lo importante y significativo que les resultó participar en las elecciones. Muchos de ellos, sobre todo los que ya habían ejercido el sufragio, indicaron que este momento les daba la sensación de encontrarse en libertad.

4. Conclusiones

En términos generales del ejercicio de observación se concluye que las votaciones en los recintos penitenciarios transcurrieron en orden y tranquilidad. En ellas se observó una buena organización, resultado del trabajo conjunto entre las autoridades electorales y penitenciarias. Se notó un alto nivel de supervisión por parte de los funcionarios del Nuevo Modelo de Gestión Penitenciaria, quienes durante todo el proceso se mantuvieron atentos a cualquier eventualidad.

Aunque la provisionalidad de la prisión preventiva como medida de coerción indica que siempre acontecerán cambios en el Padrón Electoral Penitenciario, por la puesta en libertad del interno o por el cambio de estatus de preventivo a condenado, las variaciones no parecen ser significativas a juzgar por los números que arrojó la observación, lo que si debe preverse es que fluya la información entre la JCE y las autoridades penitenciarias para que el votante, que ha sido inhabilitado del padrón en que se encuentra registrado regularmente, no tenga inconvenientes para votar en el colegio electoral que le corresponde.

Con miras a los próximos procesos deben realizarse esfuerzos por extender esta posibilidad de participación a más internos preventivos, deben irse generando las condiciones para que una mayor parte de la población penitenciaria bajo esta condición pueda ejercer este derecho.

Dadas las valoraciones vertidas en este informe de observación electoral en los recintos penitenciarios, el OJD-Funglode considera que para el porvenir, si se decidiera llevar a cabo las elecciones utilizando el voto electrónico, se debe dar prioridad a los CCR como primer proyecto piloto.

penitenciarios-04

Video institucional

Tweets de OJD